29/11/16

Necesitamos litio... no sólo para cuidar el medio ambiente


Teléfonos celulares,  notebooks, automóviles eléctricos, instrumental científico y hasta satélites no funcionarían sin sus baterías de litio. Pero el litio no es sólo baterías, es cuidado del medio ambiente, y tiene muchas aplicaciones más.

El litio nos acompaña desde el principio de los tiempos, junto al hidrógeno y al helio, es uno de los únicos elementos obtenidos en el Big Bang. Todos los demás elementos fueron sintetizados a través de fusiones nucleares en estrellas en la secuencia principal o durante estallidos de supernovas. El litio es un metal blando, de color blanco plata que se oxida rápidamente en aire o agua. Su densidad es la mitad de la del agua, siendo el metal y elemento sólido más ligero. Modestas propiedades que no le restan utilidad; es un elemento irreemplazable y está presente en nuestra vida cotidiana, sus aplicaciones van mucho más allá de su uso en la fabricación de baterías, donde adquiere su mayor protagonismo.

¿Para qué usamos el litio?

El litio se utiliza en la metalurgia, especialmente en la industria aeronáutica para hacer aleaciones con el aluminio, mejorando sus propiedades. Una aleación de aluminio con un 1% de litio adquiere tanta elasticidad y resistencia como el acero. Está en nuestras cocinas, es un componente clave en la fabricación del vidrio cerámico resistente a las diferencias de temperatura; está en nuestros hornos y microondas cuando calentamos un alimento. Está en los esmaltes y loza, porcelana, sanitarios y en nuestros vidrios y envases. Lo usamos en nuestros motores y máquinas como aditivo en grasas y lubricantes, prolongando su vida útil al hacerlas resistentes al  agua, a la oxidación y a las variaciones térmicas.

Puede estar en nuestros cerebros, al incrementar la permeabilidad celular y actuar sobre los neurotransmisores, favoreciendo la estabilidad del estado anímico, siendo utilizado para tratar y prevenir episodios de manía en la enfermedad bipolar. Y hasta en la pirotecnia, dando un color rojo brillante muy atractivo, entre muchos otros usos.

Y también en baterías

También se usa para hacer baterías, las mejores baterías, más livianas y eficientes. Cuando generamos energías limpias, sin emisiones (eólica, solar, etc.), necesitamos almacenar  excedentes de electricidad para los momentos de ausencia de generación, cuando es de noche o no hay viento, y necesitamos baterías.

La batería de iones de litio, está diseñada para almacenar energía eléctrica en un dispositivo ligero, con elevada capacidad energética y resistencia a la descarga, con escaso efecto memoria, permitiendo un elevado número de ciclos de regeneración. Estas baterías, si bien comenzaron siendo utilizadas en pequeños dispositivos electrónicos, fueron ganando aplicación en máquinas y herramientas de mayor tamaño, llegando a abastecer de electricidad a automóviles y maquinarias. Y son cada vez más grandes, como  las baterías de respaldo en la generación eléctrica eólica o solar.

Con litio, cuidamos el medio ambiente...

Necesitamos generar energía limpia, sin emisiones, y la debemos almacenar. El litio es una materia prima esencial para la fabricación de esas baterías. 

El litio asegura la provisión de energías limpias, no contaminantes... para eso necesitamos el litio.


25/10/16

Se acaba la mina, ¿qué queda?


El discurso antiminero ha instalado como mito que la minería deja "tierra arrasada" a su paso, un discurso apocalíptico que intenta sembrar el temor en la población. 

Es inevitable, la minería, como toda otra actividad, genera un impacto en el medio ambiente. Mientras que en el pasado no se tomaban mayores precauciones durante la producción, ni se restauraban sus efectos, actualmente la legislación y las normas de la industria lo exigen. Es así que se ha desarrollado la tecnología y los procedimientos para disminuir el impacto y recuperar las áreas afectadas ambiental y hasta paisajísticamente, cumpliendo la ley y los acuerdos con la comunidad, ya que en el cierre de minas, también se contempla el factor humano.

El CIERRE DE MINA es parte de la inversión y es obligación legal, tiene su Estudio de Impacto Ambiental, que una vez aprobado se convierte en el plan de tareas y es la base del CONTROL DEL ESTADO.

Y no sólo hay que cuidar la naturaleza...

El cierre de minas no sólo contempla que el área impactada se integre nuevamente al paisaje, sino también que, finalizada la producción minera, la comunidad siga manteniendo un nivel de actividad económicamente sustentable.


¿Cuándo empezamos a cerrar la mina?, ¿cuándo terminamos?...

El cierre de minas comienza desde mucho antes del final de la producción, de hecho también se "cierran" las tareas de exploración, sigue durante la misma producción y se prolonga años después del cese de actividad, con un monitoreo constante de la estabilidad del área intervenida.

¿Por dónde empezar?...

El primer paso es determinar el uso final del área impactada: natural, agrícola, urbano, ocio, deporte, industrial, etc. Comienza con el estudio previo del entorno medioambiental y socioeconómico del área y alrededores, teniendo en cuenta los siguientes factores:

Geoecológicos, como clima, geología, litología, fauna, flora, hidrología, paisaje, etc.

Culturales, demografía, economía e historia de la región.

Los tipos de uso del suelo definidos por las reglamentaciones, el ordenamiento territorial vigente y hasta los usos anteriores del área.

Intereses de la comunidad, en un permanente diálogo y negociación con la gente, sus  entidades locales (iglesias, asociaciones, etc.) y la administración local.

Acuerdo con el eventual propietario de los terrenos.

Estudio de las opciones posibles, sus costos y beneficios sociales, ambientales y económicos, tanto de las obras como del mantenimiento en el futuro, para que sean sustentables.

Prevención, restauración y remediación

Podemos distinguir tres grados de intervención: la PREVENCIÓN del impacto, que se lleva a cabo durante la misma producción; la RESTAURACIÓN del terreno, devolviendo el aspecto más parecido posible al original, o asignando un nuevo uso; y la REMEDIACIÓN, que es la solución de los pasivos ambientales, limpiando la basura que queda si la prevención y la restauración han sido mal hechos, o pero aún, no se hicieron. Cuando se aplican las correctas medidas de prevención y luego de una adecuada restauración, no debe quedar basura para remediar.

Acciones para cuidar el ambiente:

PREVENCIÓN, adoptando la tecnología necesaria para no generar pasivos ambientales (basura) durante la operación. Si bien podemos remediar los pasivos, es mucho más sencillo prevenir y planificar el cierre de la mina con la debida anticipación, para evitar dejarlos. Con la PREVENCIÓN se llega al fin de la producción minera con la mayor parte de los potenciales problemas que puedan afectar al agua, el suelo y el terreno resueltos, de modo que sólo quede por realizar el desmantelamiento y la restauración.

MITIGACIÓN, disminuyendo el impacto ambiental durante toda la vida de la mina, desde la exploración. 

COMPENSACIÓN de las áreas afectadas desarrollando otras. La legislación argentina no lo prevé, pero si está vigente en otros países como Colombia. La idea es compensar los impactos negativos que no puedan ser evitados, corregidos o  mitigados y que conlleven pérdida de la biodiversidad en los ecosistemas naturales; de manera que se garantice la conservación efectiva de un área ecológicamente equivalente, generando una estrategia de conservación permanente y/o su restauración ecológica, a fin de garantizar la no pérdida neta de biodiversidad.

RESTAURACIÓN y REHABILITACIÓN, devolviendo el área a la naturaleza o eventualmente, a su nuevo uso.

La RESTAURACIÓN en detalle...

Desmantelamiento o refuncionalización de las instalaciones.

Almacenamiento de residuos: Escombreras, estériles y colas (balsas, relaves).

ESTABILIDAD QUÍMICA: Neutralización y/o aislamiento del material con riesgo de contaminación, evitando el contacto con agua y suelo por medio de drenajes e impermeabilización.

ESTABILIDAD FÍSICA: Acondicionamiento del terreno, remodelado, relleno, tareas para evitar posible erosión, sedimentación, inestabilidad e inundación.

RECUPERACIÓN DE SUELOS: Arranque, acopio y tratamiento de tierra vegetal, creación de nuevo suelo y tierra vegetal, laboreo y abonado.

REVEGETACIÓN: Elección de las especies adecuadas, desarrollo previo de plantines, plantación y/o siembra.

Gran parte de estas tareas comienzan mucho antes del fin de la producción, desde la elección de los sitios de depósito de materiales, su neutralización, aislamiento, arranque, acopio y tratamiento de tierra vegetal, desarrollo de viveros con especies nativas, hasta buena parte de la revegetación.

Y trabajar con la comunidad, “hay una vida después de la mina”

La responsabilidad de la empresa en el cierre de mina abarca más allá del compromiso con el medio ambiente, también incluye a la comunidad local, contribuyendo a su sustentabilidad a largo plazo.

Durante la vida de la operación minera, junto a la comunidad y las autoridades locales se planifican nuevas actividades, promoviendo iniciativas empresariales, microemprendimientos y desarrollo de habilidades, colaborando en programas locales de diversificación económica. El cierre también contempla el apoyo a los empleados para identificar nuevas oportunidades laborales, incluso hasta la relocalización de personal.

Minería ambiental y socialmente sustentable

La restauración en Golden Cross  (Nueva Zelanda) o Cerrejón (Colombia) no son hechos aislados, más bien es la norma de la industria. No es necesario llegar a casos extremos, como el del complejo hotelero que se construirá en Songjiang, cerca de Shanghai - China, en una cantera abandonada. Estos ejemplos muestran que se pueden extraer recursos mineros  sin dejar “tierra arrasada”.

El plan de cierre forma parte de la inversión minera y existe la normativa a seguir, de acuerdo a estándares internacionales. No sólo es posible técnicamente, es obligación legal hacerlo, de tal modo que la extracción minera  sea social y ambientalmente sustentable.

El CIERRE DE MINA es una de las etapas de la minería, es parte de la inversión… Y ES OBLIGACIÓN LEGAL.




28/9/16

ARGENTINA: ¿Industria minera en MENDOZA con la ley vigente?


¿Se pueden desarrollar nuevos proyectos en Mendoza con la actual ley antiminera?

Mendoza intenta tener industria minera, o al menos eso manifiestan los funcionarios de su actual gobierno. Y al mismo tiempo sostienen que la ley antiminera 7722 sólo prohíbe el uso de ciertos químicos, como lo afirma el Ministro de Economía de Mendoza, Enrique Vaquié: "La minería no está prohibida, lo que están prohibidos son ciertos químicos".

El mismo ministro se declaró "ambientalista", e  insistió con que "en Mendoza hacía falta tener un marco legal claro para encarar actividades en la provincia", la ley de Glaciares, la ley de Aguas y la 7722. "En ese marco hay posibilidades para que en Mendoza existan todas las actividades..."

Y lo reafirma: “en Mendoza llegó el momento de dialogar todos sobre la minería en el marco regulatorio de la Ley7722, la Ley general de Agua y la Ley general de Glaciares, que son las que marcan las partes del modelo a seguir"... y con orgullo confiesa “yo soy uno de los confirmantes (textual, debiera ser cofirmantes) de la Ley 7722, -y es más- se terminó de escribir en mi escritorio".

A pesar de los deseos del Ministro, ¿es posible recibir nuevas inversiones que desarrollen el potencial minero de Mendoza, explorando sus recursos y poniéndolos en producción? ¿La ley 7722 lo permite, o es una seria limitación? Para decirlo más claro, ¿alguien va invertir en prospección y exploración con la ley antiminera vigente?, porque esa es la única forma de desarrollar una industria minera sostenible en el tiempo.

¿Qué dice la ley antiminera 7722?

Veamos los artículos más relevantes:

Artículo 1° – A los efectos de garantizar debidamente los recursos naturales con especial énfasis en la tutela del recurso hídrico, se prohíbe en el territorio de la Provincia de Mendoza, el uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otras sustancias tóxicas similares en los procesos mineros metalíferos de cateo, prospección, exploración, explotación y/o industrialización de minerales metalíferos obtenidos a través de cualquier método extractivo.

Artículo 3° – Para los proyectos de minería metalífera obtenidos las fases de cateos, prospección, exploración, explotación, o industrialización, la DIA debe ser ratificada por ley...

Y la ley dice que es para cuidar el agua...

Textual: "...garantizar debidamente los recursos naturales con especial énfasis en la tutela del recurso hídrico"... ¿Tanto les interesa el agua?, ¿Mendoza realmente la cuida?, NO, la desperdicia y la contamina...

En Mendoza se ha instalado un "mito de la cultura del agua", mientras se desperdicia más de la mitad del agua que llevan sus ríos. La agricultura contamina, la agroindustria contamina  y hasta el turismo contamina, más allá de la contaminación debida a deficientes y hasta inexistentes cloacas y sistemas de tratamiento de aguas servidas.

NO, realmente el agua no les interesa, pues los legisladores no han puesto el mismo esfuerzo... ningún esfuerzo digamos, para cuidarla del mal uso y contaminación real,  sistemática y permanente por otras actividades. En cambio, se han preocupado por el eventual y futuro riesgo de posible contaminación por una minería inexistente. Parece que el cuidado del agua es sólo un argumento para prohibir la minería.

¿La ley antiminera 7772 responde a razones técnicas?

Un abogado local, defensor de la norma, afirmó: “La ley 7722 del 2007 es una norma surgida de la intranquilidad social de una provincia sin una política minera legalmente establecida. No fue fruto de la consulta a sectores de ciencia y técnica de la provincia...”, y es totalmente cierto, la ley surgió como la respuesta demagógica al piqueterismo ambientalista y no tiene  fundamento técnico alguno.

Entonces, ¿la ley fue un error?, ¿se equivocaron? NO, CUMPLE SU OBJETIVO... ¿proteger el agua y el ambiente?, NO. Su objetivo es impedir la minería metalífera.

La ley antiminera 7772 fue muy bien pensada...

cumple su objetivo PONIENDO OBSTÁCULOS LEGALES, al impedir cualquier inversión minera de prospección y exploración, ya que ningún inversor serio va a poner un sólo dólar sin saber si el mineral metalífero que pudiera encontrar podrá ser beneficiado, dada la explícita prohibición de uso de algunos insumos químicos, dejando la puerta abierta para incluir en la lista de "tóxicos" a cualquier otro producto químico de uso industrial, ¿o es que alguno deja de tener alguna toxicidad? La ley crea el espacio para todo tipo de acciones legales que expongan a cualquier proyecto metalífero a una interminable carrera de obstáculos.

cumple su objetivo PONIENDO OBSTÁCULOS TÉCNICOS. Cuando una empresa comienza la prospección por minerales metalíferos, ignora cuál es el proceso de beneficio que deberá eventualmente utilizar si llegara a encontrar mineral de valor. Si busca cobre, no sabe si el eventual recurso necesitará flotación o lixiviación, o ambos para diversas partes del yacimiento... Si busca oro, tiene que apostar a que pueda ser beneficiado sin utilizar cianuro... Si busca plata, no podrá flotar utilizando sales de cianuro como insumo... Ningún inversor serio va a poner su dinero en esas condiciones.

cumple su objetivo PONIENDO OBSTÁCULOS POLÍTICOS, al convertir a todo proyecto minero en rehén de la política, al exigir la ratificación de la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) por ley en la LEGISLATURA. Nadie puede anticipar la decisión de la Legislatura cuando un proyecto minero se convierte en pieza de intercambio político, y menos aún desconociendo la composición de la Legislatura de acá a cinco o diez años.

¿Alcanza con eliminar la ley 7722?, ¿la ley es el problema?

El problema es más grave que una simple ley, que puede ser modificada y hasta derogada. La ley 7722 no es el problema, es sólo el síntoma... la vigencia de la ley nos muestra la ignorancia y prejuicio de la clase dirigente y su permeabilidad ante la extorsión ambientalista. La ley nos muestra la falta de decisión política de aquellos que manifiestan una cosa en privado, mientras que en público ceden ante la presión de lo "políticamente correcto".

¿Algún proyecto minero puede ponerse en producción en Mendoza?

SI, alguno de los proyectos ya conocidos podría concretarse, ante la insistencia de los  inversores que ya han enterrado su dinero en Mendoza... si fracasan, deberán pasar su inversión a pérdida...

Con la ley vigente, ¿puede haber nuevas inversiones en prospección y exploración?

NO, por razones legales, técnicas y políticas, ningún inversor serio va a poner su dinero en hacer prospección y exploración en Mendoza mientras la ley 7722 siga vigente. Sólo queda espacio para los aventureros, sólo queda espacio para "empresarios" que sepan lidiar con incontables cabinas de peaje. 

Y lo que es peor, Mendoza va a seguir ignorando el verdadero potencial de sus recursos. Recursos que puestos en valor, aportarían trabajo y crecimiento para los mendocinos, diversificando la matriz productiva de la provincia.

31/8/16

Con EITI, conozcamos qué aportan las mineras y cómo lo gasta el Estado


¿Se llevan todo y no dejan nada?, SI, pero no son las mineras, son los políticos...

La minería argentina paga los mismos impuestos que cualquier otra industria, impuestos nacionales, provinciales y cargas municipales, más el 3% de regalías a la provincia. La carga tributaria total sobre las ventas es superior al 50%, teniendo en cuenta los impuestos abonados, más aquellos contenidos en el precio de los bienes y servicios que demanda. Un proyecto minero a lo largo de su vida deja más del 50% (52-53%) de sus ventas en tributos, que se reparten en poco más del 80% para la Nación y cerca del 20% para provincia y municipios. ¿Parece injusto?: Y SI, pero eso ya no es responsabilidad de la industria minera... eso es otro debate y se hace en el Congreso.

Para el  ESTADO, la minería es un excelente negocio, porque sin invertir un solo peso recibe en tributos más del 50% de las ventas. Ni la comunidad, ni muchos políticos lo saben… ¿Cuánto es ese dinero y en qué lo gasta el Estado? 

Para muestra basta un botón...

"Se llevan todo y no dejan nada", repiten los antimineros... y en parte tienen razón.  Veamos el caso del Departamento de Iglesia, en San Juan (Argentina), donde "desde 2006... el municipio.... ha recibido la friolera de $444.447.615 en concepto de regalías. Con esos más de 444 millones de pesos se pudieron haber hecho, por ejemplo, 15 hospitales... pero no se hicieron. Y tampoco se hicieron otras obras indispensables para los iglesianos que se quejan (y con razón), que la minería no les dejó nada". Despilfarro y mala administración, en el mejor de los casos...

SI, "se llevan todo y no dejan nada", pero no son las mineras las que no pagan, son los políticos los que malgastan... La minería no es responsable de lo que hace el Estado con el dinero. Para que la comunidad conozca cuantos son los recursos que las industrias extractivas aportan y en qué se invierten, existen las normas EITI. 

TRANSPARENCIA EN EL MANEJO DE LOS RECURSOS - EITI

La Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI) es un programa para controlar, dar transparencia y poner al servicio de la comunidad la información sobre los recursos tributarios aportados por los sectores minero y petrolero, detallando origen de los ingresos y en qué los invierte el Estado.

¿Cómo nació EITI?

La campaña "publiquen lo que pagan" fue lanzada por organizaciones londinenses en 2002, exigiendo a las compañías extractivas que publiquen sus pagos a los gobiernos. En 2002, la iniciativa fue adoptada por el entonces Primer Ministro del Reino Unido, Tony Blair, y el gobierno británico reunió a un grupo de países ricos en recursos, empresas extractivas y ONGs, para empezar a dar forma a la metodología de EITI.

En una conferencia celebrada en Londres en 2003, se establecieron los Principios de  EITI y se lanzó una fase piloto. Basándose en las experiencias obtenidas en esa primera fase, en 2005 se determinaron los Criterios de EITI en la reunión inaugural del Grupo Consultivo Internacional de EITI.

En octubre de 2006, en la tercera Conferencia Global de EITI celebrada en Oslo, el Grupo Consultivo Internacional y las partes interesadas reiteraron su apoyo a los Principios y Criterios de EITI y a la Guía de Validación, estableciendo un Consejo de multipartícipes que toma a cargo la gestión de EITI a nivel internacional.

¿Qué es el Estándar EITI

El Estándar de EITI garantiza una política de transparencia, con acceso público a toda información referida a los impuestos y otros pagos realizados por empresas de petróleo, gas y minería al gobierno, incluyendo datos de producción, apropiación estatal, información sobre licencias e inversiones sociales y de infraestructura. De tal modo que los ciudadanos pueden conocer cómo gestiona el Gobierno su riqueza en recursos naturales no renovables. La transparencia de la información recolectada con el estándar de EITI implica una rendición de cuentas transparente, en la que se facilite el entendimiento de las cifras y la promoción de un debate público sobre cómo deben administrarse los recursos de las industrias extractivas. El Consejo internacional de EITI, formado por miembros de gobiernos, empresas y la sociedad civil, supervisa la certificación de las normas de EITI.

“El Estándar EITI está en su quinta versión desde que se acordaran los Principios de EITI en 2003. Los Principios estipulan que la riqueza de los recursos naturales de un país debe beneficiar a todos sus ciudadanos y que esto requiere niveles altos de transparencia y de rendición de cuentas” (Clare Short, Presidenta del EITI)

EITI, no sólo en Noruega, también en Colombia...

El 5 de mayo de 2016, el Comité Tripartita Nacional de Colombia para la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI) presentó el primer informe de cuentas de las empresas mineras y de hidrocarburos, detallando los ingresos que por tales actividades recibió el Estado colombiano durante el año 2013. Las cifras presentadas corresponden a los pagos de orden nacional que fueron realizados por las 18 empresas de los sectores minería e hidrocarburos en el año fiscal 2013 en concepto de dividendos, regalías e impuesto a la renta.

“Con este Primer Informe EITI y con los informes sucesivos que se presenten de acá en adelante, Colombia no sólo tiene más y mejor información sobre los recursos que genera el sector de las industrias extractivas, sino que contribuye a facilitar el acceso a información tradicionalmente dispersa en múltiples entidades del Estado”, señaló la viceministra de Minas, María Isabel Ulloa.

¿Cuántos son y a dónde van los recursos en Colombia?, consúltalo online...

MAPARegalías es una plataforma dinámica que contiene todos los datos oficiales de producción y giro de recursos generados por la industria minera y petrolera, y el destino de esos fondos. Una información que se detalla por región, por departamento y por municipio.

MAPARegalías permite el acceso a cualquier ciudadano o entidad que requiera hacer uso de su derecho a saber cuántos son los recursos y qué se está haciendo con ellos.

¿EITI en Argentina?, no es fácil....

En Argentina, a diferencia de Colombia, los recursos mineros y petroleros son de las provincias, las que cobran y administran las respectivas regalías y otros tributos provinciales. El cumplimiento del estándar EITI requiere un acuerdo con TODAS las provincias para lograr la trazabilidad de esos ingresos, algo por cierto muy complejo, dada la propensión de las administraciones provinciales y municipales a una gestión  discrecional; esos recursos normalmente terminan engrosando las cuentas generales, sin asignación específica y con destino incierto. Es bastante complicado que las administraciones locales renuncien a esa inagotable discrecionalidad.

A nivel nacional, el principal aporte tributario de las industrias extractivas es en concepto de Impuesto a las Ganancias, permitiendo identificar perfectamente el origen y monto. Esos recursos pueden asignarse con destino específico, en particular a las provincias y municipios que promuevan la inversión minera en su territorio. Lograrlo depende de la convicción del Ejecutivo Nacional y de nuestros representantes en el Congreso... SI, la transparencia en el manejo de los recursos depende de decisiones políticas.

Más transparencia con EITI

Para que la comunidad conozca el aporte tributario real de las industrias extractivas, cómo se genera y cómo lo invierte el Estado.

Para que la comunidad pueda participar en la asignación de los recursos.

Para que el Estado pueda asignar esos recursos a las provincias y municipios que apoyan la minería BIEN HECHA, y restarlos a los que se oponen…

Y el que no quiere minería… que no reciba sus beneficios.







27/7/16

Recursos naturales, ¿maldición u oportunidad?


¿La "maldición de los recursos naturales" funciona en Noruega, Suecia y Namibia?

La "maldición de los recursos naturales", una variante peyorativa de la "enfermedad holandesa", intenta explicar la supuesta "paradoja de la abundancia", aplicable a algunos países y regiones que no han sabido convertir la riqueza obtenida con la extracción de sus recursos naturales, especialmente no renovables, en crecimiento económico y desarrollo de la comunidad.

La "maldición de los recursos naturales" se ha convertido en argumento de los opositores a la actividad minera y petrolera, estableciendo una falsa relación directa entre producción y subdesarrollo. Una visión maniquea, que deja de lado numerosos factores que condicionan el crecimiento y desarrollo de los países. Veamos algunos ejemplos donde, más que una maldición, los recursos naturales son una oportunidad.

SUECIA, un pasado minero y  un presente con minería

Suecia tiene una rica historia minera y de refinación de metales, que se remonta a más de mil años. Ya en los tiempos de la Liga Hanseática (siglos XIII a XVII),  Suecia exportaba Hierro y cobre que se comerciaban en los puertos del Báltico. Hoy día, Suecia es líder en la Unión Europea en la extracción de minerales y metales, con la mayor producción  de mineral de hierro de la UE y uno de los principales productores de metales básicos y preciosos.

Hace un siglo Suecia tenía cerca de 500 minas activas, extrayendo alrededor de 8 millones de toneladas de mineral; 50 años más tarde las minas se redujeron a una centena, con una producción de 20 millones de toneladas de mineral. Hoy Suecia cuenta con unas 16 minas activas, que extraen cerca 80 millones de toneladas de mineral.

La industria minera sueca es la base de su desarrollo industrial, tanto de la industria pesada en general, como de maquinaria especializada, bienes y servicios mineros que exporta a todo el mundo.

NORUEGA, un pasado minero, un presente petrolero... una economía basada en los recursos naturales

Los recursos naturales son la base de la economía noruega desde los tiempos de la Liga Hanseática, cuando  el pescado seco salía del puerto de Bergen, pasando por sus exportaciones de madera y minerales, hasta el petróleo en la actualidad. Noruega es el tercer mayor exportador de petróleo del mundo, el mayor proveedor de gas natural para los países de Europa Occidental y el mayor exportador mundial de pescado. Casi el 80% de sus exportaciones proviene del aprovechamiento de sus recursos naturales, hidrocarburos, pescado, metales, y madera (papel y cartón). Los productos industriales (barcos, plataformas petroleras, equipos de telecomunicaciones, metalmecánica, etc.) constituyen casi el 10% de las exportaciones totales.

Noruega fue una vez un importante productor de mineral de hierro, pero la producción se ha reducido considerablemente en los últimos años por agotamiento del recurso. Más allá de la creciente producción de rocas de aplicación y minerales industriales (grafito, olivino y calcita), Noruega mantiene el interés de los inversores en la exploración de oro, metales básicos y diamantes.


Todo comenzó el verano de 1969, cuando la compañía Phillips Petroleum Company Norway realizó el descubrimiento de petróleo en el campo de Ekofisk, iniciando la producción en junio de 1971. Actualmente,  hay más de 50 campos activos petroleros y gasíferos en la plataforma continental de Noruega, y cerca de un 40 por ciento de los recursos petroleros descubiertos comercializables de la plataforma todavía no han sido extraídos. Unas 80.000 personas trabajan en el sector petrolero noruego, y los hidrocarburos representan el 47% del total de exportaciones del país. A nivel internacional, la industria petrolera Noruega se encuentra a la vanguardia mundial en tecnología y protección del medio ambiente.

El primer yacimiento, Ekofisk, fue declarado Monumento de Patrimonio Cultural en 2001 por la Dirección de Patrimonio Cultural de Noruega. Su historia se exhibe en el Museo de Petróleo en Stavanger, donde se expone el avance tecnológico, el ambiente laboral y el fuerte  impacto económico y social que ha tenido este importante recurso en la vida de los noruegos.


Mientras que, tras descubrir petróleo, otros países han derrochado los ingresos, más allá de las fuertes inversiones en infraestructura y educación, gran parte de los beneficios que se obtienen de la industria petrolera noruega se colocan en el Government Pension Fund of Norway, con el objeto de preservar e incrementar el capital en beneficio de las generaciones futuras. El fondo asciende a cerca de US$ 900.000 millones y es propietario del 1% de todas las acciones del mundo, invertido en cerca de 9.000 compañías en 78 países. Es el mayor fondo de inversiones de Europa y el cuarto más grande en el mundo.


Namibia, con sus 2,4 millones de habitantes, desde que logró su independencia de Sudáfrica en 1990, ha logrado enormes avances, y gran parte del éxito se debe a su política educativa. La economía de Namibia tiene una fuerte dependencia de la minería, la  que aporta el 8% del producto interno bruto y más del 50% de las exportaciones. Sus ricos yacimientos aluviales de diamante hacen del país uno de los principales productores de gemas, siendo el cuarto productor mundial de uranio, con algunos yacimientos de zinc y oro. A pesar del bajo precio de las materias primas, Namibia ha logrado mantener un fuerte crecimiento del PBI, un 4,5% en 2015, y un crecimiento promedio de casi 4,2% desde 1991 hasta el 2014.

Entre sus logros podemos incluir los esfuerzos en erradicar la malaria, reduciendo los casos anuales en 97%  en una década; la caída a la mitad de la tasa de pobreza, del 69% en 1993 a menos del 30% actualmente, mientras que la pobreza extrema (número de personas que viven con menos de US$ 1,90 al día) disminuyó  desde cerca del 53% a menos del 23%. Namibia pone a disposición de sus ciudadanos y vecinos atención médica de bajo costo, y colabora con ellos compartiendo los escasos recursos hídricos, cooperando con los esfuerzos regionales de salud y fomentando la inversión externa.

Sus logros no son sólo económicos y sociales, tiene la calificación más alta de África según Reporteros sin Fronteras en cuanto a libertad de prensa, por delante de EE. UU. y otras economías ricas, y cuenta con calificaciones favorables en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) que prepara Transparencia Internacional.

Como lo describen Joseph E. Stiglitz y Anya Schifrin: "Las autoridades saben que a menos que la riqueza natural se invierta en infraestructura y en la capacidad productiva de su población, el agotamiento de los recursos va a empobrecer al país..."... "La transparencia es crucial en este proceso, por lo que un fuerte apoyo del Gobierno a la libertad de prensa es de suma importancia...." "...a diferencia de la mayoría de las otras economías dependientes de las materias primas, se ha logrado diversificar la economía hasta el punto de que los servicios representan más del 60% del PIB, con el turismo encabezando la lista. Cada año, más de un millón de turistas extranjeros visitan el país". "Eso no es sorprendente. Es uno de los lugares más bellos del mundo, y su población cultiva su medio ambiente y protege a sus animales".

"Namibia muestra que incluso los países que comienzan con serias desventajas, situaciones extremas de racismo, colonialismo, desigualdad y subdesarrollo, pueden trazar un camino hacia la prosperidad compartida. Sus logros merecen reconocimiento internacional y ser emulados".

La "maldición de los recursos naturales", otro MITO antiminero...

¿Los recursos naturales son responsables de la pobreza? NO, si los beneficios de la extracción minera y petrolera se administran sanamente, volcándolos en educación e infraestructura, en un clima amigable a las inversiones, los recursos naturales no son una maldición, son una oportunidad.

Los recursos naturales, una oportunidad de crecimiento y desarrollo que no puede ser desperdiciada.

NOTA: Namibia no es el único país de África en que los recursos generados por la producción minera se ponen al servicio del crecimiento y desarrollo humano... y no tenemos que ir tan lejos, en nuestro propio continente tenemos los casos de Perú y Chile... lo veremos en otra nota.


30/6/16

¿Minería en MENDOZA con una ley antiminera vigente?


SI, aunque parezca mentira, el Gobierno de Mendoza intenta promover la minería manteniendo vigente la ley 7.722. Incluso abre una instancia de diálogo, buscando poder definir la política minera provincial antes de fin de año.

Bienvenido el diálogo...

Promover el diálogo es una buena idea... escuchar a las partes interesadas e intercambiar información sobre bases reales y científicas es el punto de partida para dejar de lado las posiciones irracionales y desmitificar la actividad... Pero hay un problema, ¿es posible hacer minería metalífera con la ley antiminera vigente?, el geólogo Eddy Lavandaio nos acerca una respuesta.


Los docentes tenemos la obligación de decir las cosas como son y no como parecen ser. La frase tiene que ver con expresiones de algunos funcionarios, asesores de gobierno y legisladores que se esmeran en explicar que la Ley Nº 7.722 “regula” la minería metalífera pero no la “prohíbe”.

Para ver la diferencia entre lo que es y lo que parece ser hay que ubicarse en el contexto de hipocresía en el que se diseñó la política minera provincial a partir de la Ley Nº 7.422 (B.O. 14/09/05). La Asociación Geológica de Mendoza estuvo presente en las reuniones en las que se elaboró el texto de esa ley y nos consta que el único objetivo era impedir que una empresa minera ingresara a explorar un prospecto cuprífero en el arroyo Papagayos. Sin embargo en el texto de la ley no se menciona ese objetivo sino otros inventados ad hoc.

Todas las acciones posteriores estuvieron enmarcadas en la misma matriz de hipocresía, tomando decisiones en contra de proyectos específicos sin nombrarlos. En efecto, en 2007 había tres proyectos metalíferos con factibilidad preliminar en camino de convertirse en proyectos productivos. Nos referimos a las minas La Cabeza o Don Sixto (oro y plata), San Jorge (primer proyecto de oxidados de cobre) y Sierra Pintada (uranio).

Debemos explicar que en esta clase de emprendimientos, los minerales metalíferos que se extraen de la mina necesitan ser procesados en una planta industrial de tratamiento para separar la mena de la ganga y obtener un concentrado apto para la venta. En el caso de la planta de la mina La Cabeza se proponía usar un método hidrometalúrgico basado en la disolución de los metales nobles con agua con cianuro, método que es más eficaz que el de molienda y amalgamación con mercurio que se usó en otras épocas en nuestra región.

Los procesos a utilizar en las plantas de San Jorge y Sierra Pintada coincidían en la utilización de agua con ácido sulfúrico en sus respectivos procesos.

Consecuentemente, ese año se sancionó la Ley Nº 7.722 (B.O. 22/06/07) que prohibió usar esas tres sustancias en la actividad minera con el objetivo expreso de tutelar el recurso hídrico (art. 2º). No hay ninguna duda de que el objetivo real era impedir la concreción de esos tres proyectos pero, al igual que en el caso anterior, no se lo mencionó y se lo remplazó por un objetivo que no era el verdadero.

En la misma ley se incluyó otra condición destinada a impedir cualquier otro proyecto futuro aunque no usara las drogas prohibidas. Nos referimos a la ratificación por ley de las Declaraciones de Impacto Ambiental obligatoria para cada proyecto de minería metalífera (art. 3º). Con esta última herramienta de la Ley Nº 7.722 la Legislatura se encargó de rechazar o mandar al archivo los otros proyectos que se presentaron: San Jorge (segundo proyecto), Hierro Indio y Cerro Amarillo.

En definitiva, la ley ha impedido todos los proyectos de minería metalífera. En consecuencia la ley “parece que regula” pero no es así. Simplemente la ley impide esa actividad, y si no existe, no hay nada que regular. La minería metalífera “parece que no está prohibida”, como dicen los funcionarios aludidos al principio, pero está eficazmente impedida por la ley.

En la práctica, prohibir o impedir es lo mismo, en especial ante los ojos de potenciales inversores, y por eso la inversión en exploración en la minería metalífera de Mendoza se redujo a cero.

Nuestra última reflexión tiene que ver con el derecho que asiste a la Provincia, como Estado autónomo, de desalentar o impedir las actividades económicas que no quiera desarrollar. Ejerciendo ese derecho, el Gobierno tomó la decisión de dictar y mantener la ley 7.722. Es una decisión política que debe respetarse como tal, aunque sería conveniente que los funcionarios y legisladores de Mendoza asumieran esa realidad sin tergiversarla y analizaran sin hipocresía los efectos causados por esa decisión.

Deberían asumir que desde hasta ahora no se aprobó ningún proyecto de minería metalífera y que de las 25 empresas exploradoras que había en Mendoza no ha quedado ninguna trabajando en el territorio provincial. La Ley Nº 7.722 no “prohibió” la minería metalífera pero implementó los mecanismos necesarios y suficientes para “impedirla”. El efecto que produjo es el mismo que el de una “prohibición”. Los inversores lo entendieron de esa manera y por eso se fueron.

En consecuencia, si hoy en día alguien piensa en atraer inversores tendrá que asumir que eso será muy difícil si se mantienen las mismas reglas de juego que, en su momento, los hicieron abandonar la provincia.


Si Mendoza quiere minería, el diálogo no alcanza...


El diálogo es un buen punto de partida, acerca a las partes, hace perder los temores y crea vínculos de confianza, pero no alcanza... no puede haber inversión minera metalífera en MENDOZA con la ley antiminera vigente... 

NOTA: Muchas gracias Eddy por tu nota tan clara y breve...